Sobre Michael Moore en “Sicko”

No hace ni una hora salíamos de la oscuridad del cine a la calle para reconectarnos con el mundo y analizar las sensaciones y los datos alimentados a nuestras retinas por la cuchara de plata de Michael Moore en la última peli suya que nos llega (a falta de la de ‘Captain Mike…’ que no parece interesante en vista de críticas y sinopsis que hemos visto por la web.)

Análisis en caliente de algunos de los puntos de la peli que nos han llamado la atención:

– El momento en el que se muestra a los miembros del congreso de EEUU con una etiqueta indicando su precio, visualmente genial. Michael Moore es un genio presentando la información; no sabemos si es márketing o publicidad, pero su forma de masticar y transmitir la información de manera visual nos parece sencillamente maestra.

– La información, esa materia tran preciosa y tan fácilmente modificable, que tan rápidamente pierde su caracter nutritivo para nuestros cerebros cuando se procesa y que es mejor consumir lo más pura posible. Una vez más la obra de este hombre pierde fuerza cuando selecciona para aumentar la efectividad y olvida justificar y comparar. Por ejemplo las frases subrayadas y las tablas a toda velocidad en las que sólo podemos ver los datos que interesan a su forma de contar la historia, o los mismos precios que mencionamos en el anterior punto, que no sabemos de dónde salen.

– El dramatismo “estilo Moore”: a veces abiertamente sensiblero, americano hasta aburrir, y también a veces muy potente, como el vídeo de la indigente abandonada en la acera por un taxi pedido por un hospital pesetero.

– La excursión a Cuba, pasando por Guantánamo. Otro de los recursos empleados en casi todas sus películas, las acciones públicas supuestamente inocentes y totalmente anonadantes (como la aparición en la junta de accionistas en Roger y yo) y que resultan impactantes aunque también suelten un tufillo a “preparado”. En este caso resulta de un subrealismo casi obsceno por lo brutal, irónico y real de las imágenes. Absolutamente destacable -no por el tema del comunismo o la situación cubana, tan tabúes en los EEU- sino por cómo nos recuerda las desigualdades y sinsentidos de un mundo en el que los intereses económicos se impone a los humanitarios. No hay más que pensar, al ver las lágrimas de la pobre mujer que descubre los medicamentos a 5 cts., en cómo se sentiría un niño de Mali o Darfour si le traemos a nuestra casa y abrimos un grifo de agua.

– El retrato de las aseguradoras americanas. Las grandes empresas y corporaciones, entes monstruosos movidos por el beneficio inhumano y constituidos por humanitos de carne y hueso, motores del funcionamiento de este nuestro mundo, son un tema recurrente en la obra de este hombre y quizás el punto con el que más comulgamos y más agradecemos su labor desde este blog.

– La historia de los 12.000$ donados anónimamente a uno de sus enemigos afectado por un caso de enfermedad vs. dinero. Una de las jugadas contra ‘los malos’ que también son recurso habitual del director, lo que en The Nation (un periódico de izquierdas) llaman “gimmicky gotcha moments” como dice en un interesante artículo que he encontrado un periodista australiano. El malo en concreto es uno de los dos masters de Moorewatch.com, Jim Kenefick, que explica su historia y su aparición en la peli él mismo (curiosamente admite agradecer a Moore el detalle cosa que mejora un poco la imagen que da en su blog). No es sorprendente encontrar links a sitios conservadores en este blog. (las camisetas americano-fascitas no tienen desperdicio!)

Resumiendo: dejando aparte los excesos de Moore, que la salud como un bien que debería ser público y no privado, que es en definitiva el argumento de la peli, es incontestable, así como que vivimos en un mundo peligrosamente dominado por los intereses económicos de ciertos grupos.

-Algunos sites americanos de extremistas anti-Moore:

http://moorelies.com/
http://www.mooreexposed.com/
http://www.conservativecrusader.com/


Tres descubrimientos “colaterales” mientras nos documentábamos para este post.

1- Interesante descubrimiento la página SourceWatch que dice pretender identificar a todos los agentes que influyen la opinión pública americana (no sabemos si será cierto o será uno más de ellos)

2- el blog de Agnes Varnum, que parece interesante para alimentar las neuronas

3- http://elections.newsvine.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: